Los 9 consejos de Rollon para escoger un actuador

A continuación encontrará los 9 consejos a considerar para garantizar prestación y costes apropiados.

El Grupo Rollon, especialista a nivel mundial de soluciones para la movilización lineal en una amplia variedad de sectores, ha aumentado los niveles de calidad y añadido nuevos modelos a su compartimiento de actuadores, gracias a la adquisición de Tecno Center. Esta empresa de Turín ha traído productos más complejos y avanzados que son complementarios a las líneas Rollon para las industrias dedicadas a los electrodomésticos, automotriz y de máquinas herramientas y dicha fusión ha creado una de las gamas más competitivas de actuadores en el mundo. Por este motivo, Rollon ha diseñado una guía para ayudar a los clientes en la elección del actuador correcto, tomando como referencia la industria de los embalajes como ejemplo de campo de aplicación. A continuación encontrará los 9 consejos a considerar para garantizar prestación y costes apropiados.

1. Precisión y exactitud. En primer lugar, evaluar los niveles de precisión, exactitud y repetibilidad requeridos por la aplicación. Como regla general, la maquinaria de embalaje de fin de línea, requiere, por lo general, la máxima repetibilidad de posicionamiento de ±0.05 mm. Este nivel de precisión es considerado una prestación excelente en este sector, y que se puede lograr con los actuadores de transmisión por correa o actuadores de piñón y cremallera, que garantizan el movimiento repetible y confiable que se precisa. Un codificador lineal puede utilizarse para un mayor nivel de precisión de posicionamiento.

2. Capacidad de carga. La capacidad de carga de un actuador depende de la estructura de los perfiles utilizados. Muchos actuadores se asemejan, pero sólo algunos están diseñados para manejar cargas pesadas a altas velocidades. Esta es la razón por la cual es una buena idea para evaluar parámetros como empuje, cargas dinámicas y momento de flexión cuando se está buscando el actuador adecuado para líneas de embalaje para cargas pesadas.

3. Espacio y longitud de carrera. Existe una diferencia entre usar un sistema de fin de línea de 3 ejes con su propia estructura aérea en lugar de unidades individuales integradas en la máquina. Estas dos aplicaciones requieren diferentes cantidades de espacio, y la segunda opción podría requerir una solución de diseño personalizada. La longitud de carrera también puede influir en la elección: por ejemplo, para carreras más largas de 8 m, los actuadores de piñón y cremallera se convierten en indispensables, pues evitan la imprecisión causada por la elasticidad de la correa dentada.

4. Ciclos de trabajo. Para ciclos intensos, de trabajo pesado y uso constante, las tareas de mantenimiento y lubricación deben realizarse regularmente según el plan de mantenimiento específico.

5. Ambiente operativo. En ambientes de trabajo donde la suciedad puede tener un impacto negativo en la calidad del movimiento, es necesario el uso de unidades de movimiento lineal presurizadas que pueden funcionar correctamente y garantizar el rendimiento, incluso en ambientes particularmente sucios.

6. Orientación espacial. Antes de elegir un actuador, es necesario conocer la orientación espacial que tendrá, y también las orientaciones de las cargas y fuerzas, independientemente de si la máquina es un sistema de ejes múltiples o si está compuesta por unidades individuales. Además, deben considerarse las opciones de montaje (¿vertical u horizontal?) junto con las conexiones entre los actuadores en las configuraciones de ejes múltiples. Es sumamente importante para los suministros que requieren soportes y placas para garantizar conexiones rígidas entre actuadores. Los actuadores conectados de modo inapropiado podrían causar problemas tales como desalineación, vibraciones, precisión reducida u otros problemas.

7. Velocidad y aceleración. Para obtener niveles de rendimiento, tales como la resistencia a las altas cargas a una velocidad de 5 m / s y aceleraciones de hasta 50 m/s2, es recomendable usar un acoplamiento rígido directo entre la polea y el motorreductor. Las guías con rodamientos de bola en jaula, que pueden reducir la fricción entre los rodamientos de bolas dentro de los patines, se puede utilizar para alcanzar los estándares más elevados.

8. Características estructurales del actuador. La mayoría de los actuadores son de aluminio anodizado extruido para que puedan ser más resistentes pero ligeros. La estructura del perfil es fundamental: un espesor mayor y una geometría correcta permiten obtener una rigidez e inercia mayores. El sistema de corredera también es fundamental: guías con rodamientos de bolas de recirculación precargados mejoran la precisión, la repetibilidad y la rigidez del sistema. Las guías de rodillos de acero, que también pueden estar recubiertas en plástico, son una excelente solución para manejar la desalineación y para su uso en ambientes sucios.

9. Emparejamiento reductor y motor. La elección del reductor, tanto para los sistemas de transmisión por correa y aquellos de piñón y cremallera, juega un rol importante en el mantenimiento de la precisión del sistema y en el mejoramiento de la relación de inercia entre el motor y la masa a mover. Por esta razón, la mejor opción sería un eje lineal con el reductor ya instalado y el dimensionamiento correcto del motor.

Fuente